ROL en ESPAÑOL
Skip

WoW-Trols del Bosque

Post has published by Nalo

Ah, trolls del bosque, las bestias favoritas de todos. Yo viajé a las Tierras del Interior, y abrí camino a través de algunos trolls del bosque para saber exactamente donde estos chicos vinieron y qué los hizo tan ferozes. Me sorprendió no encontrar resistencia cuando fui a Savantusk Village, donde conocí a un viejo troll, Moz’jin, quien me sentó y me explicó todo lo que quería saber sobre su raza.

Antes de la Separación, los trols del bosque tenían un vasto imperio que era anterior incluso a los elfos de la noche. Su vasto Imperio Amani, combinado con el Imperio Gurubashi del troll de la jungla, luchó contra los aqir y gobernó la mayor parte del mundo primitivo. Ah, y no les digas esto a los elfos de la noche, pero algunos rumores entre los trols del bosque y de la jungla dicen que los elfos de la noche se crearon cuando los exiliados del Imperio Amani encontraron por primera vez el Pozo de la Eternidad. Ellos lo dijeron, no yo.

De todos modos, cuando los elfos de la noche emergieron, declararon la guerra total contra los trolls y atacaron ambos imperios con su magia primitiva. Recuerda, antes de la destrucción del Pozo de la Eternidad, Lordaeron y Kalimdor (y Rasganorte también) eran un gran continente. Ninguno de los imperios de los trolls pudo dominar el uso de la magia, a pesar de su vudú, y no pudo defenderse de los poderes de los elfos de la noche. Un último ataque de los elfos de la noche destrozó los imperios Amani y Gurubashi, dejando a los trolls tambaleándose por la derrota. Poco después, la Legión entró en el mundo y, furiosos, los trols del bosque se retiraron de las tierras de los elfos de la noche.

Aunque no hay registros que indiquen que los demonios lucharon contra ninguno de los imperios trol, imagino que la violencia se extendió por todo el continente. Los trolls también deben haber luchado contra los demonios; no tenían otra opción. Al final de la guerra, la destrucción del Pozo de la Eternidad destrozó la patria de los trols del bosque y los separó de los trols de la selva, arruinando cualquier posibilidad de cooperación, al menos durante los próximos diez mil años.

Después de un rato, los restos del Imperio Amani atacaron el continente recién formado de Lordaeron y se reconstruyeron lentamente. Al establecerse en Zul’Aman, conquistaron tierras a su alrededor y se lamieron las heridas. Creyendo que los elfos de la noche se habían ido para siempre y sabiendo que los humanos y los enanos no eran nada en comparación con el poder de los elfos de la noche, Zul’Aman creció más rápido que los hongos después de una lluvia primaveral. Sin embargo, alrededor del año -6800, los exiliados Altonatos invadieron Zul’Aman. Los nuevos elfos nobles usaron su magia para devastar a los trolls, expulsándolos de la tierra que reclamaban. Una vez más, este misterioso poder derrotó a los trolls, y dejaron en paz a los altos elfos, concentrándose en su lugar en fortalecer al resto de Zul’Aman. El área que conquistaron los elfos nobles se convirtió en Quel’Thalas.

Cuatro mil años después, Zul’Aman era una fuerza a la que temer, y finalmente los trolls se sintieron listos para destruir a los odiados elfos nobles. Las bandas de guerra Amani abandonaron la ciudad y conquistaron una ciudad élfica tras otra. Todos sabéis lo que pasó después. Al llegar a los humanos de Arathor, prometiéndoles magia a cambio de fuerza, los elfos nobles finalmente se defendieron. La alianza recién formada casi destruyó el imperio de los trolls, una derrota de la que los trolls nunca se han recuperado. Los trols del bosque existían entonces como muchas pequeñas tribus en guerra, convirtiendo el territorio de Zul’Aman en un campo de batalla constante.

Unos mil doscientos años despues, hasta la Segunda Guerra, un poderoso señor de la guerra trol, Zul’jin, había logrado una hazaña increíble: unido a todos los trols del bosque bajo su bandera. El jefe orco en ese momento, Orgrim Doomhammer, pidió a los trols del bosque que se unieran a la Horda. A cambio, Doomhammer prometió ayudarlos a erradicar a los elfos nobles (que también eran enemigos de los orcos) y restaurar el Imperio Amani. La oferta era tentadora, pero Zul’jin declinó; su lucha era con los elfos nobles, no con los humanos ni los enanos, y era escéptico ante los planes de la Horda.

Poco después de que Zul’jin rechazara la oferta de la Horda, él y un grupo de guerra que dirigía fueron capturados por un grupo de soldados humanos. Cuando la Horda rescató a los trols, Zul’jin cambió de opinión. Aceptó una alianza con la Horda. Por lo tanto, algunas tribus de trols del bosque se unieron a la Horda en el campo de batalla, añadiendo lanzadores de hachas, berserkers y barcos destructores de trols al poder de la Horda.

Después de la muerte de Gul’dan, sin embargo, era dolorosamente obvio que la Horda no iba a ganar, y los trols del bosque abandonaron a los orcos. Los trols del bosque nunca fueron conocidos por su honor o integridad, a diferencia de algunas razas mejores que existen. Zul’jin desapareció después de la Segunda Guerra, y la mayoría cree que murió bajo una lluvia de flechas de Alleria Windrunner. Su alianza se vino abajo y los trols del bosque volvieron a sus formas salvajes e indisciplinadas.

Desde la caída de Lordaeron y Quel’Thalas, los trols del bosque han visto una gran oportunidad para recuperar sus tierras. Ignoraron las advertencias de los refugiados y se adentraron en los confines del norte de Lordaeron, conquistando realmente algún territorio. Sin embargo, subestimaron la Plaga, y ahora la mayoría de los trolls en las Tierras de la Peste son monstruos no muertos que solo escuchan las palabras del Rey Arthas. A pesar de esto, más trolls se ramifican a través de los Reinos del Este, siguiendo sueños de poder y gloria.

Recientemente, una tribu de trols del bosque llamada Revantusk envió emisarios a Thrall. Después de algunas negociaciones, las dos fuerzas acordaron un pacto de amistad y protección mutua. Debo señalar que Sañadiente no quería a unirse a la Horda; recordaban a la Horda enloquecida e imprudente de la Primera Guerra, y era comprensible que dudaran en convertirse en verdaderos miembros.

Cultura es una palabra extraña para asociar con los trols del bosque. Toda su sociedad se centra únicamente en la guerra. Incluso a los trolls más jóvenes se les enseña cómo lanzar un hacha con una precisión aterradora, y más de unos pocos reciben lecciones de crueldad antes de que puedan siquiera hablar. Gente agradable, ¿eh?

Como todos los trols, los trols del bosque se organizan en tribus. Ellos protegen su territorio con una ferocidad rabioso. Sin embargo, a diferencia de otros trolls, estos tipos ni siquiera se agradan entre sí. Cada tribu lucha con sus vecinos, ya sean humanos, enanos o trols. Una vez fui testigo de una batalla entre dos pueblos de trol del bosque, y fue uno de los enfrentamientos más sangrientos que he visto en mi vida. Y he visto muchas muertes en mis años.

Un solo cacique gobierna cada tribu. Cada aldea también tiene al menos un sacerdote o médico brujo, que actúa como asesor espiritual del cacique y sanador de las heridas que los trols no pueden curarse por sí mismos. De vez en cuando, este sacerdote o médico brujo es el cacique del pueblo, gobernando con las voces de los espíritus vudú.

La mayoría de los trols aprenden a luchar con armas arrojadizas desde una edad temprana, hasta que todos los trols del bosque son guerreros letales a distancia. A diferencia de sus primos trols de la jungla, los trols del bosque prefieren las hachas, especialmente las hachas de mano. Inquietante, ya que los enanos también favorecemos las hachas, pero de diferentes formas. Moz’jin me informó que su raza, aunque rápida y ágil, prefería la fuerza bruta. Nada se rompe como un hacha, continuó Moz’jin, y la sensación de forzar una hoja de acero tan enorme a través de los cuerpos de sus enemigos es embriagadora. El hacha es un símbolo del poder sediento de sangre, de atravesar cualquier cosa que tengas delante. Sus manos nudosas agarraron el aire como si buscara una de sus hachas. Apenas podía ver más allá de la bufanda que usa para ocultar la mayor parte de su rostro, pero juro que estaba extasiado. Esa fue una de las experiencias más espeluznantes de mi vida.

Los trols del bosque practican la magia del médico brujo vudú, aunque los sacerdotes y los chamanes también se están volviendo comunes. Incluso con la influencia de la Horda en la tribu Savantusk, los chamanes trols del bosque realizan danzas vudú y crean efigies, y sus sacerdotes adoran casi uniformemente a los Loa, o los espíritus oscuros divinos de su fe.

Los trols del bosque Savantusk llaman a la Horda sus amigos, pero otros trols del bosque no extienden ese título a nadie. Por astutos y viciosos que sean los trols del bosque, pocas criaturas se asociarían voluntariamente con ellos. La mayoría de los trols del bosque odian a los orcos con pasión, creyéndolos débiles y patéticos. También les gusta recordar a los orcos que no lograron restaurar Zul’Aman a su antigua gloria, y guardan rencor, muchachos. Los humanos y otros miembros de la Alianza también se ganan el odio de la raza por proteger y apoyar a los elfos nobles. Los trols del bosque también odian perder, y dado que la Alianza ganó la Segunda Guerra, no es difícil entender por qué los trols del bosque nos odian.

De especial interés es la relación de los trols del bosque con los elfos nobles. Cada raza desprecia a la otra, y las dos han estado luchando desde que los elfos nobles desembarcaron en Lordaeron hace miles de años. Los trols del bosque odian a los altos elfos por invadir sus tierras y casi erradicarlos, mientras que los elfos ven a los trols como bárbaros que intentan destruir su tierra natal. Si bien los elfos nobles son técnicamente correctos, se apoderaron de partes del reino de los trolls cuando establecieron Quel’Thalas, así que puedo ver ambos lados de la discusión. Gracias a la ayuda de los humanos y, en la Segunda Guerra, a los enanos, los elfos han estado en la cima de este conflicto durante varios milenios, lo que solo enfureció aún más a los trolls. Sin embargo, con la destrucción de Quel’Thalas y la pérdida de la mayor parte de la raza de los altos elfos, los trols del bosque ven una oportunidad para vengarse. Y la están tomando. Pocos trols del bosque se molestan en diferenciar entre los tres grupos de elfos (alto, de sangre y de noche), prefiriendo matarlos a todos y dar por terminado el día. Es un mal momento para ser un elfo en el este de Lordaeron.

La tribu Savantusk rompe el molde cuando se trata de trolls. Son un pueblo bueno y honorable. Muchos Revantusks se han vuelto más espirituales, aprendiendo magia divina que solía evadir incluso a los mejores de la raza. Los Revantusks son bastante corteses para los trols del bosque. Me sorprende admitirlo, pero disfruté el tiempo que pasé hablando con Moz’jin. Les deseo la mejor de las suertes.

  • Los trols del bosque son una raza salvaje y bárbara nativa de Lordaeron. Fueron parte de la Horda durante la Segunda Guerra, y el héroe troll del bosque Zul’jin los dirigió; pero dejaron la Horda cuando se dieron cuenta de que la Horda estaba perdiendo. Hasta el día de hoy, odian a los orcos por fallarles.
  • Los trolls practican el vudú como religión. Entre los trols del bosque, cada aldea tiene al menos un médico brujo o sacerdote, que actúa como consejero o, ocasionalmente, como jefe.
  • Los trols del bosque solían gobernar un trecho masivo de Lordaeron llamado Zul’Aman. Fueron la fuerza más poderosa en lo que ahora es Lordaeron hace más de 10,000 años, pero fueron aniquilados cuando los altos elfos se aliaron con la primitiva nación humana Arathor para destruir a los trols. Zul’Aman todavía existe en Lordaeron, aunque es mucho más pequeño de lo que era antes.
  • La mayoría de los trols del bosque practican el vudú y veneran a los dioses primordiales del panteón troll. Sin embargo, algunos todavía adoran a Hakkar the Soulflayer.
  • Una tribu de trols del bosque se unió recientemente a la Horda. La tribu Savantusk intenta deshacerse del salvajismo de su raza y volverse civilizada, siguiendo el ejemplo de los Lanza Negra. La Horda y la tribu Savantusk formaron un pacto flexible de ayuda mutua y amistad. La tribu Savantusk tiene su base en un pueblo costero en las Tierras del Interior.