ROL en ESPAÑOL
Skip

WoW-Semi Dioses

Post has published by Nalo

Estas deidades son reconocidas por tener pocos adoradores entre los mortales, siendo la mayoría híbridos entre dioses, bestias, ancestros y elementales. A pesar de la diversidad de su origen y su situación en el universo de los dioses, tienen muy poco en común y apenas se relacionan entre ellos.

A pesar de que cada uno posee cualidades y particulares diferentes, por lo que cada uno cumple con su tarea a su manera.

Conocido como Gonk para los troll, hijo de Malorne y Elune. Se sabe de él que es semidios benévolo y compasivo, que evita el combate y en caso de verse enroscado en uno, prefiere ejecutar sanaciones en lugar de ponerse a repartir golpes. Su hijo Zaetar, quien procreó junto a Theradras dando origen a los centauros, fue asesinado por su propia prole. El propio Cenarius es padre y creador de los driades y los guardianes de la arboleda. Actualmente se encuentra sólo en forma espiritual, pues fue derrotado por Grommash Hellscream durante la Tercera Gran Guerra.

Hija de Ohn’ahra y Aessina; es una semidiosa con forma mujer alada y garras de ave en lugar de pies. Posee un fuerte lazo con el druidismo y la femineidad, manteniéndose apegada a su madre y al servicio de los humanoides. También fue la matriarca de las Arpías, aunque aquel puesto quedó desocupado cuando ella perdió su forma física en la Guerra de Los Ancestros, manteniéndose en un estado similar a la muerte desde entonces.

 

Se dice que el poder de Thorim fue invocado una vez y que convirtió todo un continente en polvo.

El ancestro quimera, es el hijo directo de Kimbul y Kir’kish. Se sabe que habita en la zona más helada de Cuna de Invierno y tan solo usa su vida para engordar y procrear con algunos de sus hijos. Es terriblemente territorial y un cazador nato. Según han contado algunos viajeros perturbados, es tan grande como una montaña y lleva siglos sin moverse.

La princesa Theradras era un elemental de tierra enorme y la única hija de Therazane la Madre de piedra. Después de aparearse con Zaetar, hijo de Cenarius, Theradras se convirtió en la madre del primer centauro.

Aunque la mayoría de los elementales fueron secuestrados en el Plano Elemental por los forjados por los titanes, Theradras evadió la captura y se escondió bajo tierra, cayendo en un largo sueño. Muchos miles de años más tarde, 1.100 años antes de la Primera Guerra – un tauren chamán despertó accidentalmente a Theradras.

Los años de sueño habían debilitado la forma de Theradras, poe lo que se acercó a las verdes tierras que la rodeaban y drenanó sus energías vitales para restaurar su poder. En ese momento, la fértil pradera de Mashan’shese transformó en un desierto estéril que más tarde sería rebautizado como «Desolace» por los horrorizados tauren.

La monumental pérdida de vidas envió ondas a todo Azeroth e incluso al Sueño Esmeralda. Zaetar, el primer hijo de Cenarius, emergió del Sueño para investigar y finalmente descubrió a Theradras en su guarida. Sin embargo, en lugar de encarcelar al elemental, se sintió atraído por sus energías de vida robadas y se enamoró de ella. Theradras se dio cuenta de la influencia que tenía sobre el ser medio ciervo y, como también encontraba hermoso a Zaetar, afirmó que juntos los dos podrían restaurar la belleza de la tierra. De su unión prohibida nació la raza centauro.

Los primeros centauros fueron supuestamente Gelk, Kolk, Magra, Maraudos y Veng, que se convirtieron en los primeros cinco khans. Sin embargo, los Centauros vieron el disgusto en los ojos de su padre y mataron brutalmente a Zaetar, pero Theradras los reprendió duramente por sus acciones. Al darse cuenta de que habían roto el corazón de su amada madre, los centauros pidieron perdón y prometieron honrar la memoria de Zaetar.

Theradras sepultó el espíritu de Zaetar en su guarida, que el centauro más tarde llamaría Maraudon y trataría como tierra sagrada. La princesa elemental misma se secuestraría con el cuerpo de su amante muerto en su santuario secreto, las Cavernas de Cristal de Terramok.