ROL en ESPAÑOL
Skip

WoW-Monte Hyjal

Post has published by Nalo

Capital: Astrannar (4.000).
Población: 5,000 (30% demonio, 20% elfo de la noche, 17% dríades, 11% vuelo del dragón azul, 10% vuelo del dragón rojo, 9% vuelo del dragón de bronce, 3% guardián del bosque).
Idiomas: Draconico, Darnassian, Eredun.
Fe: Antiguos, Legión Ardiente, Elune.
Recursos: Oro, caza, cuero, madera.
Afiliación: En disputa.

La enorme cumbre del monte Hyjal es uno de los lugares más impresionantes de Kalimdor. Aquí, el Árbol del Mundo conocido como Nordrassil vuelve a crecer sobre el segundo Pozo de la Eternidad.

El sitio fue sede de la batalla final de la Tercera Guerra, la tierra aquí ahora está tan custodiada como en cualquier parte del mundo, protegida por el poder y la majestad de los dragones. Los vuelos de dragón azul, rojo y bronce vigilan constantemente el Árbol del Mundo en recuperación, buscando evitar que la Legión Ardiente llegue a las orillas del Pozo de la Eternidad y las ramas del árbol sagrado.

Desde el alto pico, uno puede ver gran parte de Ashenvale, Cuna de Invierno y Frondavil muy por debajo. Hacer la caminata aquí no fue fácil.

Tres grupos importantes forman la mayor parte de la gente en el Monte Hyjal. Los primeros son los elfos de la noche, los humanos y otros que resguardan firmemente el Árbol del Mundo contra futuros ataques.

Estos “cazadores de demonios “son algunos de los aventureros más experimentados y poderosos del mundo, y con razón; la mayoría de ellos lucharon en la Batalla de Hyjal en la Tercera Guerra o de otra manera tienen una experiencia considerable rastreando y destruyendo demonios. Estos cazadores no tradicionales son asistidos por dríadas y guardianes de la arboleda, que tienen una inversión aún mayor en la seguridad del Monte Hyjal.

La cumbre de Hyjal es sagrada para las dríadas y los guardianes, como lo es para los elfos de la noche por lo que humanos y otras razas no tienen permitida la entrada. Por lo demás, también ha sido su hogar, en algunos casos, durante muchos miles de años.

Finalmente, tres vuelos de dragón vigilan cuidadosamente el árbol, sus altos números tal vez son una forma de compensación por su notable ausencia durante la Tercera Guerra.

El vuelo del dragón azul está particularmente dedicado a esta causa, y aunque sus números aquí no son grandes, protegen el árbol desde lo más bajo en la ladera de la montaña en sus cavernas de Mazthoril (ver “Primavera Invernal» a continuación).

La cima del Monte Hyjal comparte la difícil situación de Ashenvale: en su mayoría no está corrupta, pero tiene cicatrices y heridas de las batallas de la Tercera Guerra. En el centro de la cumbre se encuentra el Árbol del Mundo, que se extiende muy por encima de la cima de la montaña incluso en su estado dañado.

Los bosques están habitados por sus bestias habituales sin mancha, que cuidan las dríadas y los guardianes del bosque. Las dríadas y los guardianes son amigables, y dado que han trabajado junto a los mortales en la Tercera Guerra, son mucho menos tímidos y preocupados que los que encontré en Ashenvale.

Los elfos nocturnos controlan la mayor parte del área, pero una serie de pequeños campamentos y ruinas se extienden sobre la Cumbre Hyjal.

La Garganta Negro Rumor: La Garganta Negro Rumor consiste en una serie de barrancos y cañones en la cima de la cordillera montañosa que limita con Hyjal Summit y Cuna de Invierno. Ahora está habitada por agentes de la Legión Ardiente, incluidos los señores del pozo, los felguards, los guardias de la fatalidad y los infernales; Miles de las criaturas inmundas viven aquí, y sus líderes son desconocidos.

Noté fisuras y cuevas que conducen a las profundidades del suelo, y no todas parecen naturales; me temo que los demonios pueden estar cavando túneles debajo de la cumbre, acercandose al Pozo de la Eternidad.

Nordrassil: Protegido por tres vuelos de dragón, el Arbol del Mundo Nordrassil está volviendo a crecer lentamente.

Los huesos de Archimonde, el gran señor demonio que dirigió la invasión de Azeroth en la Tercera Guerra, todavía cuelgan de las poderosas ramas del enorme árbol. Muchos especulan que cuando el árbol vuelva a crecer por completo, los elfos de la noche recuperarán su inmortalidad; pero ese día tal vez nunca llegue si no ayudamos a los dragones contra la continua amenaza de la Legión Ardiente.

El Pozo de la Eternidad: El segundo Pozo de la Eternidad es una piscina masiva de agua infundida con maná en bruto en la base del Árbol del Mundo. Codiciado por demonios, brujos y muchos magos, el pozo es la mayor fuente de magia arcana del mundo.

Si bien los poderes del Árbol del Mundo han suprimido la naturaleza corruptora de esta magia durante siglos, si el árbol alguna vez fuera destruido, este Pozo sería la fuente de un poder insondable. Una criatura malvada lo suficientemente poderosa como para manejar las energias podria causar serios, serios problemas al mundo y todas las razas.

Antes del Cataclismo, Illidan Stormrage tomó una muestra del primer Pozo de la Eternidad. Luego viajó a un lago en la cima del Monte Hyjal, un sitio que ya era sagrado para los Kaldorei.

Illidan vertió el agua en el lago, y en poco tiempo nació otro Pozo de la Eternidad en el nuevo continente de Kalimdor. Malfurion Stormrage pronto descubrió el nuevo pozo. Para asegurarse de que no serviría como puerta de entrada a la Legión Ardiente, y como no estaba dispuesto a destruir el Pozo por temor a que desencadenara una catástrofe aún mayor, solicitó la ayuda y el consejo de los dragones.

El dragón rojo Alexstrazsa plantó una bellota dentro del Pozo, y de él creció un gran árbol que serviría para proteger y proteger el Pozo. Llamaron al Árbol del Mundo Nordrassil, o “Corona del Cielo». Los compañeros dragones de Alexstrazsa imbuyeron al árbol de poderes magníficos: el dragón de bronce Nozdormu otorgó a los elfos de la noche la inmortalidad mientras Nordrassil permaneciera de pie; Ysera, el dragón verde, unió el árbol a su plano etéreo, permitiendo a los druidas usar el árbol como puerta de entrada a este reino, el Sueño Esmeralda; y Alexstrasza el dragón rojo otorgó a los elfos de la noche inmunidad a las enfermedades.

Durante los eventos de la Tercera Guerra, fue el Árbol del Mundo el que salvó a los elfos de la noche. Potenciado por la voluntad combinada y el sacrificio de las razas del mundo, el poder de Nordrassil destruyó a Archimonde, líder de los ejércitos de la Legión Ardiente. Sus huesos todavía se aferran al árbol, un monumento a la derrota final de la Legión.

Atrás