ROL en ESPAÑOL
Skip

WoW-Montañas de Alterac

Post has published by Nalo

Población: Desconocida.
Asentamientos principales: Ciudad de Alterac (1,000), Strambrad (800).
Idiomas: bajo común, común.
Recursos: Hierro, ruinas, madera.
Afiliación: El Sindicato.

Desde las idílicas colinas de Trabalomas viajé a las montañas de Alterac.

Una vez habitada por humanos nobles, Alterac es ahora un reino destrozado que lucha por sobrevivir a la carnicería de constantes guerras. Todo el mundo está fuera de sí en este lugar, nadie me miró sin un deje de desconfianza en sus ojos.

Una organización llamada el Sindicato es fuerte en esta región: Es un grupo de ladrones que alguna vez fueron nobles de Alterac y ahora buscan reclamar lo que alguna vez fue suyo; utilizando cualquier medio necesario para ello, luchan por el control de la región contra un enorme clan de ogros que ha tomado la ciudad de intramuros. Casi prefiero los ogros al Sindicato, son más sutiles.

Estas montañas son frías y brumosas, llenas de lluvia y nubes grises, con enormes pinos que se elevan sobre el paisaje templado. Ocasionalmente se pueden encontrar prados verdes y arbustos tenaces en medio de los picos grises y rocosos; Alterac me recuerda un poco a Loch Modan, pero con un clima más cálido.

Al sur están las colinas de Trabalomas, al este están las Tierras del Interior, al oeste está el Lago Lordamere y al norte están las Tierras de la Peste.

Dos facciones principales controlan las montañas de Alterac: los ogros Aplastacrestas y el Sindicato.

El Sindicato es una enrevesada red de bandidos que alguna vez fueron nobles de Alterac. Estos hombres y mujeres operan principalmente en las montañas de Alterac y sus alrededores, pero luchan, asesinan, mienten y roban para recuperar sus antiguas tierras; trabajan solos, aunque colaborarían con otros si hacerlo lo ayudara a alcanzar su objetivo final.

Me sentí sucio solo mirando a estas personas odiosas. Los agentes sindicales se visten de marrón y negro cuando están al acecho, pero se ponen sus galas aristocráticas en sus bodegas.

Me encontré con una banda en mis viajes, me tendieron una emboscada en un pequeño cañón. Sus números eran demasiados, así que tuve que rendirme.

Me ataron en su campamento mientras decidían qué hacer conmigo. Finalmente, escapé haciendo que uno de sus caballos mordiera mis ataduras.

Esta historia demuestra que, aunque son humanos, no se puede confiar en los miembros del Sindicato. De hecho, son más malvados que muchos humanoides “salvajes» que podría nombrar.

Los ogros Aplastacrestas son astutos, masivos y fuertes, siendo “restos “de la Segunda Guerra, estos ogros han abandonado las formas de los orcos por sus propios modos primitivos. Viven en la ciudad de Alterac y matan todo lo que pueden.

Los ogros y el Sindicato luchan una guerra de guerrillas continua. Una vez vi a un grupo de Aplastacrestass marchando por las llanuras; para mi sorpresa, ¡estaban cantando una canción! No es la pieza musical más original, la canción es algo engañosa. No cometas el error de pensar que estos ogros son brutos imbeciles. Son cautelosos y sorprendentemente astutos.

La guerra privada del Sindicato y la matanza sin sentido de los ogros son una tontería.

Alterac comparte su frontera norte con las Tierras de la Peste del Oeste, por lo que una invasión de la Plaga es solo cuestión de tiempo. Tal ataque estimularía al Sindicato a luchar contra los muertos vivientes, y los ogros lucharían por mantenerse con vida. Sus números, sin embargo, son muy pocos para hacerle frente, aun combinados.

Salí de Alterac con la esperanza de que sus despreciables habitantes se maten entre ellos.

Las montañas de Alterac son altas y templadas. Pocos valles fértiles se encuentran dentro de los picos, y los que lo hacen están en barbecho.

La lluvia es alta y el cielo a menudo está nublado, lo que hace que la región sea triste. Los ogros Aplastacrestas y el Sindicato han ahuyentado a la mayoría de la vida silvestre nativa, pero todavía viven en las cuevas más profundas.

Un campo mágico cierra Dalaran al suroeste, mientras que los magos de la ciudad patrullan los alrededores locales, pero sabiamente no se preocupan por los asuntos de Alterac, ya tienen suficiente con us propios problemas.

Cavernas de las estribaciones: los yetis feroces habitan estas cuevas. Solo los aventureros más valientes buscarían cruzarse con estas temibles criaturas. Por supuesto, soy un gran aventurero. Sabía que tenía una misión, pero no pude resistir el atractivo de una buena cacería y me entregué. ¿Cuántos enanos han matado a un yeti?

Encontré las huellas de una de estas solitarias bestias, y las seguí durante días a través de estrechos barrancos, de altas crestas y entre acantilados rocosos. Finalmente, lo vi: una criatura blanca masiva, bípeda, con dos cuernos grandes.

Lo lancé con mi trabuco, ¡pero esto enfureció al yeti y cargó contra mi! Disparé dos veces más antes de sacar mi hacha. Después de una feroz batalla, el yeti yacía muerto y yo con varios rasguños. ¡Sin embargo, había ganado! Corté uno de sus cuernos como recuerdo.

Lago Lordamere: este lago de agua dulce es enorme, ocupando una gran fracción del medio oeste de Lordaeron.

En años pasados, el lago sirvió como fuente de agua dulce y pescado para los reinos de Lordaeron. Ahora, las islas de Lordamere están infestadas de monstruos y sus costas están contaminadas con inmundicia.

El lago limita con cinco regiones separadas y proporciona un medio de transporte sin explotar entre estas áreas. Que la Luz ayude a Trabalomas si el Azote envía naves a través de Lordamere.

Altiplanicies: El altiplano es un área montañosa controlada por el Sindicato. Creo que tienen una base aquí, aunque no sé exactamente dónde.

Esta es un área peligrosa; Los miembros del sindicato asesinarían a sus propias abuelas por una pieza de cobre. Evité las tierras altas y sugiero que otros hagan lo mismo.

Las facciones hostiles controlan los pocos asentamientos que quedan en las montañas de Alterac.

Ciudad de Alterac (ciudad en ruinas, 1,000): el Sindicato controló la ciudad capital por un tiempo, pero los ogros de Aplastacrestas los expulsaron. Ahora, las ruinas de Alterac sirven como campamento base de los ogros, sirviendo como el asentamiento más grande de los ogros y de la zona, ademas; Mug’thol, un señor de la guerra feroz y astuto, gobierna el clan.

Fortaleza de Durnholde: El Sindicato controla esta famosa fortaleza. El Jefe de Guerra Thrall, el líder de la Horda, pasó su juventud aquí como esclavo.

Campo de internamiento de Lordamere: ubicado cerca de las ruinas de Dalaran, el campamento de internamiento de Lordamere alguna vez sirvió como área de detención para los orcos capturados. Los magos de Dalaran ahora usan el campamento para encarcelar a los Renegados.

Tuve la oportunidad de hablar con Warden Belamoore, la “bruja “con aires de severidad que supervisa el campamento. Ella no odia exactamente a los muertos vivientes, pero desea estudiarlos en condiciones controladas; Quizás invente algo que la ayude a derrotar al Azote.

Strambrad (ciudad en ruinas, 800): El Sindicato ahora posee esta ciudad que alguna vez fue próspera.

Han renovado la cárcel, y los equipos de excavación constantemente entran en viejas bodegas y bóvedas selladas, en busca de tesoros que la Plaga pasó por alto.

Una vez fue la nación más pequeña de la Alianza de Lordaeron. El rey de Alterac, Perenolde, traicionó a la Alianza en la Segunda Guerra, manchando el honor de la ciudad desde entonces.

Al igual que todas las regiones de Lordaeron, Alterac sufrió terriblemente cuando la Plaga azotó el continente.

El vástago actual de la familia Perenolde, Lord Aiden Perenolde, es un miembro del Sindicato de alto rango que reside en las tierras altas. Escuché que es adicto a la flor de color.

Bajo la guía de Mug’Thol, la tribu Aplastacrestas se ha convertido en una fuerza brutal y temida en las montañas de Alterac.

El enorme cuerpo de los ogros está cubierto de una mezcla de pedazos de metal y trofeos de guerra, unidos por gruesas bandas de cuero empapado en sudor. Si los ves, sostienen una enorme rama de árbol en una mano, apoyándola sin esfuerzo contra sus hombros.

A los ogros de Mug’thol les gusta aplastar cosas. Y aunque tienen cierta inteligencia cuando intimida a otras criaturas para que hagan su voluntad, solo conocen una forma de luchar: Siempre usa ataques en los que lanzan toda su fuerza, sin darse cuenta de la desventaja de hacerlo.

Les gusta el sonido que hace su palo cuando golpea metal, y priorizan sus objetivos por lo divertido que creen que serán para golpear. Por lo general, prefiere atacar a los enemigos con escudos de metal primero, seguido por aquellos con trajes de armadura de metal y, por último, aquellos con armas de metal.

El poder de la tribu es formidable, y depende de la fuerza bruta para lograr sus objetivos. Los guerreros de la tribu simplemente pisotean a sus enemigos bajo una carga masiva y furiosa; y en caso de ataque, la tribu se agrupa rápidamente para la batalla.

Mantener la fortaleza tribal, proteger el territorio y encontrar comida son las principales preocupaciones de los ogros.

Canción Ogra

¿Quién mata a todos los niños y hombres?

Aplastacrestas Clan!

¿Quién los hace arder solo porque puede?

Aplastacrestas Clan!

Rómpelos, córtalos, golpéalos hasta la medula:

¿Vivirán ellos? ¿Van a ganar? Decimos no!

Patéalos, golpéalos, escucha sus gemidos,

¡Derrame su sangre y rompe sus huesos!

¿Quién los ataca sin pensar?

Los Aplastacrestas!

Atrás