ROL en ESPAÑOL
Skip

WoW-Lunargenta

Post has published by Nalo

Población: Desconocida.
Gobierno: N/A.
Gobernante: N/A
Idioma: Thalasiano, Común.
Fe: Luz Sagrada, Rey Exánime.
Recursos: Maldad, oro, magia, peste, ruinas.
Afiliación: Elfos de Sangre, Elfos nobles, Azote.

La ciudad de Lunargenta fue fundada por los elfos nobles como su capital, después de su llegada a Lordaeron miles de años atrás. La ciudad antaño fue construida con piedra blanca y vegetación parecida al estilo del antiguo imperio kaldorei, combinándolos con la topografía natural del paisaje.

Como pude saber, en la ciudad se ubicaban la famosas Academias de Lunargenta como centros de aprendizaje de la magia arcana. También se observaba la Aguja Furia del Sol, antaño un majestuoso palacio que albergaba a la familia real de los elfos nobles y a la Asamblea de Lunargenta (también conocido como «El Consejo de Lunargenta»), el organismo rector de los elfos. A través de un estrecho tramo de mar al norte se ubica la isla que contiene la Fuente del Sol.

Actualmente no hay muchas personas viviendo en la ciudad. En su mayoría son altos elfos y aventureos atraídos por las ruinas de la ciudad y los posibles artefactos elficos. Los pocos elfos de sangre que aun quedan en Azeroth y que habitan en la zona prefieren ir de paso por la ciudad, centrándose más en la lucha contra la plaga en zonas como las Tierras Fantasma.

Como en las demás zonas del reino, no muchos seres vivos habitan en la ciudad.

La Cicatriz Muerta, el camino de la Plaga que divide Quel’Thalas en dos – marca la ruta que las legiones de Arthas siguieron hacia la Fuente del Sol – termina abruptamente a mitad de camino, cerca de la entrada a la Meseta de La Fuente del Sol.

La Fuente del Sol fue corrompida con la resurrección de Kel’Thuzad, y la Plaga continuó su marcha implacable por el norte de Lordaeron.

Lunargenta es muy interesante en su totalidad, aunque, por supuesto, trágico. Algunas ubicaciones son particularmente notables.

Aguja del Caminante del Sol: Los Caminantes del Sol, una familia de altos señores élficos, gobernaron Quel’Thalas desde este majestuoso palacio. Sunstrider Spire fue una vez una maravilla de la arquitectura orgánica de los elfos, pero ahora sus paredes están manchadas de sangre élfica y sus elegantes torres destrozadas como huesos. El Azote, a pesar de sus mejores esfuerzos, nunca descubrió el legendario tesoro Sunstrider. Esta bóveda mítica atrae a aventureros y buscadores de fortuna de todo el mundo. Sunstrider Spire de ninguna manera es segura, ya que hordas de fantasmas élficos y guardianes no muertos vigilan el palacio. Yo mismo me vi obligado a huir varias veces, aunque les aseguré a los espíritus que solo quería examinar y registrar, no robar.

Ruinas de Lunargenta: La zona conocida como las Ruinas de Lunargenta constituye la mitad occidental de Lunargenta, la ciudad capital de los elfos de sangre y el antiguo reino de Quel’Thalas. Se encuentra separada de los distritos orientales reconstruidos (lo que viene a ser, Lunargenta) por la Cicatriz Muerta, la ruta tomada por Arthas Menethil y la Plaga de no-muertos en su camino a la Fuente del Sol para resucitar al nigromante Kel’Thuzad. A medida que marchaban a través de Quel’Thalas, con órdenes del señor del terror Tichondrius, Arthas y sus guerreros corrompieron todo a su paso.

Tiene una gran presencia de casas ya que era el barrio residencial de la Ciudad de Lunargenta antes de la llegada de la Plaga.

The Sunwell Grove: The Sunwell Grove se encuentra en un pequeño tramo de océano, en una isla al noreste de Lunargenta. Pensé en construir una balsa para navegar, pero Morgin Thundergust me lo advirtió. Dijo que había perdido a tres compañeros debido a las criaturas en el bosque y se vio obligado a huir. Me contenté con la representación de Morgin.

«La Fuente del Sol solía ser el nodo arcano que potenciaba la magia de los altos elfos y mantenía su existencia. El caballero de la muerte Arthas profanó el pozo, usando sus energías para revivir a Kel’Thuzad como un lich. Ahora el bosque está marcado y quemado, como el resto de esta tierra de fantasmas.

Los rumores dicen que los vuelos de dragón rojo y verde han enviado agentes a la Fuente del Sol para ver si se puede volver a energizar. Sin embargo, mis compañeros y yo no vimos ningún dragón.

Por el contrario, nos topamos con criaturas terribles: no pude ver bien, solo sombras acechandonos con ansias de muerte desde los árboles. Corrimos, aunque fui el único en escapar, y agradezco a los antepasados ​​que lo hice “.

Lunargenta fue la capital de los altos elfos durante siglos, ya que los Quel’dorei viajaron a esta tierra desde Kalimdor. Hace siete mil años, cuando se fundó Quel’Thalas, los magistri del del nuevo reino élfico crearon una fuente mística en una convergencia de las líneas ley, encontrada en esta isla, utilizando un vial de agua sacada del Pozo de la Eternidad en algún momento antes del Cataclismo. El poder de la Fuente del Sol permitió a los elfos construir sus ciudades y dar forma a su tierra, así como defender su ciudad.

Durante la Segunda Guerra, los magistri utilizaron su poder para levnatar un escudo alrededor de la Ciudad de Lunargenta para mantener a raya la invasión de la Horda. La ciudad fue atacada durante la Tercera Guerra, cuando el corrupto príncipe Arthas Menethil lideró a la Plaga a través de Quel’Thalas. Aunque Lunargenta sobrevivió a las llamas.

Las fuerzas de la Plaga mantuvieron la ciudad por un tiempo, pero la abandonaron después de agotar sus recursos. Lunargenta ahora nos recuerda todo lo que alguna vez fue noble y místico sobre los altos elfos, y cómo murió esa nobleza.

Atrás