ROL en ESPAÑOL
Skip

WoW-La Iglesia de la Luz

Post has published by Nalo

Membresía: 100,000 (aproximadamente).

Alineación: Legal Bueno.

Afiliación: Alianza.

Regiones de influencia: puedes encontrar a la Iglesia de la Luz Sagrada en casi todas partes de reinos del Este.

Actividades: La Iglesia envía a sus agentes por todo el mundo, difundiendo la sabiduría y el consuelo de la Luz Sagrada. También hacen lo que pueden para ayudar a las personas con asuntos más prácticos, desde construir viviendas hasta resolver disputas familiares y ahuyentar a los acosadores. Todo es muy noble, por supuesto, encajando con las enseñanzas de la Luz Sagrada de hacer del mundo un lugar mejor y a la vez mejorarte a ti mismo/a ayudando a otras personas.

No debería burlarme de ellos, de verdad. La Iglesia parece preocuparse por los intereses de todos y realmente hacen todo lo posible para ayudar a la gente. Además, es difícil burlarse de una religión que se trata de hacer feliz a las personas, sin mencionar que sus practicantes muestran una clara evidencia de la bendición divina que posee su fe; Incluso aquellos decididos a dudar se ven obligados a admitir que la Luz otorga a sus seguidores poderes impresionantes para combatir la oscuridad.

Nadie sabe realmente cómo empezó la Iglesia, de hecho, nadie sabe cuándo -ni dónde- la gente descubrió por primera vez La Luz Sagrada. Solo se sabe que se comenzó a predicar como una religión, explicando cómo existía esta gran y benevolente fuerza que ​​buscaba espíritus mortales interesados ​​en ayudar a los demás y proteger la vida en general.

La Luz Sagrada es una religión extraña (en realidad es más una filosofía que una religión) porque no implica reverencia por una persona o incluso por un ser; la Luz es más una fuerza, en realidad, y la honestidad y las buenas obras son más importantes que el dinero, el vino o cualquier otra forma de sacrificio. También hay mucho estudio y contemplación involucrados, particularmente sobre cómo ser una mejor persona para comunicarse con la Luz de manera más completa. Creo que probablemente los sacerdotes primitivos tuvieron bibliotecas antes de tener iglesias, y una simplemente surgió de la otra. Eventualmente, todas esas iglesias comenzaron a trabajar juntas y terminaron uniéndose en una: La Iglesia de la Luz.

Durante mucho tiempo, la Iglesia fue la religión humana dominante. Los seguidores de la Luz Sagrada estaban en todas partes, apoyando civilizaciones y construyendo ciudades y fundando templos y, en general, trayendo luz, esperanza y ayuda a todos.

Entonces comenzó la Primera Guerra. Y estaban los miembros de la Iglesia, en medio de las cosas, usando sus dones dados por la Luz para contener a la Horda. Fue impresionante, realmente impresionante, pero desafortunadamente (dicen algunos), la mayoría de los sacerdotes se centraron en defender a la gente en lugar de llevar la lucha a la Horda, dejando el frente de batalla desprotegido. Todo termino en que en un momento simplemente no hubo suficientes sacerdotes para todos.

El líder de la Orden Sagrada de Clérigos de Northshire durante la guerra fue el arzobispo Alonsus Faol, y su aprendiz un devoto muchacho llamado Uther.

Después de la Primera Guerra, Uther sabía que la Iglesia necesitaba hacer cuando los orcos volvieran: su gente necesitaba levantarse y luchar en lugar de solo curarse y defenderse. Necesitaban ir tras la oscuridad y evitar activamente que se dañara a alguien, en lugar de esperar a que llegara a ellos. Hizo un llamado a todos los caballeros más valientes para que se unieran a una nueva orden, los Caballeros de la Mano de Plata, naciendo así los paladines; Vieron sus primeras batallas en la Segunda Guerra y fueron fundamentales en la victoria de la Alianza.

Algunos afirman que la Tercera Guerra fue lo mejor que le pudo haber pasado a la Iglesia. Oh, la gente murió y todo Lordaeron se perdió, pero la Iglesia finalmente abandonó sus viejos hábitos y comenzó a cambiar.

Algunos de los sacerdotes más jóvenes sugirieron que la Iglesia aprovechara esta oportunidad para reconstruirse, dejando de lado muchas de sus tradiciones más antiguas y comenzando otras nuevas. Afirmaron que la Iglesia se había desviado del camino de las Tres Virtudes y necesitaba reducirse a lo esencial. Según estos, sus mayores habían perdido el contacto con la Luz y era hora de trabajar de nuevo esa santa comunión.

Escuché rumores de una ruptura dentro de la propia Iglesia, que datan de esa época. Dicen que los miembros están peleando entre ellos sobre si deben aferrarse a las viejas tradiciones o forjar nuevas. Creo que no ayudó que la mayoría de los textos de la Iglesia se perdieran, por lo que la gente ha estado escribiendo otros nuevos, algunos de ellos escribiendo sobre las mismas cosas pero sin comparar notas o verificar fuentes. Algunos dicen que la Iglesia finalmente se está organizando nuevamente y está examinando todos estos textos en busca de coherencia y precisión. No sé si eso es cierto. Sé que, en estos días, la Iglesia es más fuerte de lo que ha sido en siglos. Se está reconstruyendo, recuperando terreno y batallando en contra de la plaga y otros males. No soy un miembro, pero a juzgar por los sacerdotes y paladines que he conocido, no me opondría a tener la Santa Luz de mi lado – y como enano astuto que me considero, tampoco apostaría a tenerla de enemiga.

No soy un miembro muy fiel de la Iglesia, así que no estoy al tanto de todos los detalles, pero su organización no es exactamente un secreto. La Iglesia tiene un arzobispo. Está a cargo, pero tiene un consejo de obispos para asesorarlo. Por lo general, el arzobispo era obispo antes de ser seleccionado y, una vez elegido, está a cargo hasta que muere o decida renunciar.

Los obispos hacen más que asesorar al arzobispo, por supuesto. Cada obispo está a cargo de una región, en algunos casos de todo un continente; escuché que los pocos asentamientos humanos en Rasganorte estaban encantados de tener su propio obispo hace unos años. Las regiones se basan más en la población que en el área, por lo que en algunos casos un obispo sólo puede ser responsable de una gran ciudad, mientras que otros tienen un campo o una región completa; Aparentemente, la ciudad de Ventormenta tiene su propio obispo.

Los sacerdotes trabajan para los obispos y hacen la mayor parte del trabajo comunitario real: predicar, atender a los heridos, enseñar a los niños, etc. Supongo que también tienen sacerdotes iniciados, que no están ordenados y no pueden predicar, pero se encargan de la mayoría de las tareas diarias en los templos y monasterios.

La mayoría de la gente piensa que a las instituciones religiosas no les importa el dinero. Sin embargo, están equivocados: los sacerdotes también tienen que comer, y solo se puede obtener hasta cierto punto a través de donaciones. La Iglesia de la Luz Sagrada lo sabe. Tiene granjas en todo el campo, la mayoría de las cuales albergan monasterios, y los sacerdotes allí cultivan y cuidan ganado y cualquier otra cosa que la Iglesia necesite, y venden el excedente. En algunas regiones, la Iglesia posee tierras y las alquila a agricultores, comerciantes o empresarios.

Sin embargo, no se quedan con gran parte de las ganancias; al menos, no he visto sacerdotes ricos, y la Iglesia siempre está dando comida, ropa y herramientas a los pobres. También enseña a las personas sobre la oración, la salud y la agricultura y, en general, cómo ser una buena persona.

Mucho antes de la Primera Guerra, la Iglesia tenía tres ubicaciones principales: la Abadía de Villanorte en la campiña occidental de Lordaeron, el Templo de la Luz en Stratholme y la Catedral de la Luz en Ciudad de Ventormenta. La Horda destruyó la Abadía de Villanorte en la Primera Guerra, destrozándola y quemando los escombros. El Templo de la Luz cayó con el resto de Stratholme ante la Plaga. Solo queda la Catedral de la Luz, que se ha convertido en la sede de la Iglesia.

Una gran estructura con muchas alas y agujas, la catedral alberga al arzobispo Benedictus, el obispo de la ciudad de Ventormenta y varios otros sacerdotes. También contiene la Gran Sala, una amplia sala de reuniones donde el consejo de obispos se reúne con el arzobispo para discutir temas y trazar las acciones de la Iglesia.

Cualquiera puede seguir el camino de la Luz Sagrada, y cualquiera que siga la Luz Sagrada es bienvenido por la Iglesia. La mayoría de sus miembros son humanos, pero la Iglesia no discrimina. Los elfos nobles y los enanos de Forjaz son miembros desde hace mucho tiempo; otras razas son bienvenidas, aunque los miembros de la Horda nunca han mostrado interés en las Tres Virtudes.

Aunque cualquiera puede convertirse en miembro de la Iglesia, convertirse en sacerdote de verdad es un proceso largo y difícil. Primero vienen varias clases, impartidas por sacerdotes laicos, todo sobre la historia, los principios y las actividades de la Iglesia. Si al aspirante le va bien en clase, se gradúa al siguiente nivel y recibe instrucción personal con un sacerdote. Eso es todo sobre oraciones y otras devociones, escuché. La mayoría de los solicitantes se convierten en sacerdotes laicos y trabajan para la Iglesia mientras estudian. Pueden pasar varios años en instrucción, básicamente hasta que el sacerdote sienta que están listos. Luego hay una audiencia con el obispo y una estadía en uno de los monasterios de la Iglesia, de varios meses a varios años lejos de todos, excepto de otros fieles. Entiendo que esto es cuando muchos de ellos experimentan la verdadera comunión con la Luz por primera vez. Si el solicitante mantiene su fe y todavía parece adecuado, el sacerdote principal del monasterio lo patrocina para la ordenación.

Una vez ordenado sacerdote, su vida pertenece a la Iglesia. El consejo decide adónde va y qué hará, ya sea trabajando en una granja o predicando en una ciudad. El sacerdote puede presentar solicitudes, por supuesto, pero eso es todo. La mayoría de los sacerdotes permanecen en la Iglesia hasta que mueren, aunque a medida que envejecen realizan más trabajos de estudio y de oficina y menos trabajo físico. Algunos pierden la fe y se separan, abandonando sus votos. Aquellos que se quedan, y que se distinguen espiritual y políticamente, pueden ascender de rango y eventualmente convertirse en obispos.

Hace veinte años, la Iglesia de la Luz Sagrada tenía muy pocos miembros, en gran parte porque muchos murieron en Lordaeron, y la mayoría de los templos tenían un solo sacerdote o estaban cerrados. Sin embargo, la gente ha comenzado a postularse nuevamente desde la Tercera Guerra, y ahora los templos están completamente llenos nuevamente.

El concilio tiene muchos obispos, aunque naturalmente no todos pueden asistir a todas las reuniones. Muchos manejan bien sus propias regiones pero permanecen callados durante las reuniones, expresan opiniones con asentimientos o fruncen el ceño y votan sin decir una palabra. Otros son más bulliciosos, más agresivos y más políticos. Tres de ellos han formado sus propias bases de poder dentro del concilio, y ellos y el arzobispo son los verdaderos poderes de la Iglesia; algunos podrían decir que los tres obispos son el poder y el arzobispo baila desesperadamente entre ellos, tratando de evitar un cisma.

Arzobispo Benedictus (sacerdote humano masculino de 18 años): El arzobispo actual es un hombre de mediana edad llamado Jarl, aunque siguiendo la tradición de la Iglesia, renunció a su nombre de nacimiento cuando fue elegido para este alto cargo y adoptó un nuevo y santo nombre, Benedictus, en su lugar.

Jarl, el hijo menor de un rico comerciante de Lordaeron, se crió para unirse al negocio familiar., sin embargo, encontró la religión. Descubrió la Luz Sagrada después de conocer a un viejo viajero una noche, y casi muere cuando un grupo de mercenarios los atacó a ambos. Después de recuperarse, Jarl solicitó unirse a la Iglesia y fue aceptado de inmediato. Ascendió rápidamente al rango de sacerdote principal y estaba a cargo de una gran ciudad en Lordaeron cuando apareció la Plaga. Jarl hizo todo lo posible por evacuar a sus feligreses y luego se unió a ellos en su vuelta a Ventormenta.

La Iglesia lo instaló en una ciudad allí, pero pronto lo ascendió a la mismisima capital. Estaba siendo considerado para la promoción a obispo cuando murió el arzobispo, y el consejo decidió elevarlo a arzobispo. Benedictus es un hombre de voz suave, de estatura media y complexión robusta que se parece más a un granjero que a un líder religioso. Odia a la Plaga por destruir su tierra natal, y ha prometido dirigir a la Iglesia en aras de destruir esa amenaza para siempre.

A pesar de sus maneras tranquilas, Jarl es sorprendentemente experto en política, al menos para evitar la confrontación y formar alianzas. Ha logrado mantener a los tres obispos bajo control desde su promoción.

Hylan (sacerdote humano): a pesar de ser uno de los obispos más antiguos que quedan, Hylan sigue siendo extremadamente activo y lo suficientemente enérgico como para intimidar a muchos hombres más jóvenes por puro volumen. Un firme defensor de las viejas costumbres de la Iglesia, Hylan desaprueba la confraternización con no humanos e incluso con no creyentes. Él siente que la Iglesia estaría mejor si se concentrara en su propia gente y dejara que el resto del mundo sufriera, y lo dice en cada oportunidad. A pesar de su estrechez de miras, Hylan es genuinamente devoto y puede ser sorprendentemente comprensivo cuando trata con los seguidores de la Iglesia. Aquellos que lo han visto en acción no pueden negar que Hylan tiene una fuerte conexión con la Luz.

Leander (sacerdote humano 14): Un hombre bajo y robusto, a Leander le gustan sus comodidades y sus libros, y odia tener que prescindir de ninguno de ellos. Leander siente que todos merecen la bendición de la Iglesia, no solo los que asisten a los servicios. Pero incluso más que proteger a las personas o atender sus necesidades, desea pasar su tiempo en las bibliotecas, sientiendo que el resto de la Iglesia debería hacer lo mismo.

Leander está convencido de que la Iglesia ha perdido algo esencial y que este elemento faltante se puede encontrar investigando el pasado de la propia Iglesia. Está decidido a reconstruir las bibliotecas y así restaurar la riqueza del conocimiento que las guió en épocas pasadas.

Neheri (sacerdote humano masculino / guerrero): el más joven de los obispos, Neheri alto y de complexión fuerte es parte del nuevo orden de la Iglesia. Luchó en la Tercera Guerra, hombro con hombro con los elfos de la noche y los orcos, e intenta activamente reclutar no humanos. Neheri también siente que el tiempo de la protección pasiva pasó hace mucho tiempo: la Iglesia necesita atacar a sus enemigos en lugar de esperar a que ataquen. Está menos preocupado por su propio comportamiento, y siente que los sacerdotes deberían tener cierto margen de maniobra para proteger mejor a su gente. Ha ganado a la mayoría de los sacerdotes más jóvenes para su causa y lucha amargamente contra Hylan en todo momento; el único lugar en el que están de acuerdo es que los seguidores de la Iglesia merecen protección.