ROL en ESPAÑOL
Skip

WoW-Historia

Post has published by Nalo

Azeroth no es una tierra amable. Los conflictos han rodeado a este mundo desde hace generaciones – un mundo que se las arregla por sobrevivir entre guerras civiles, guerras raciales y batallas por tierra, magia o malentendidos.

Los demonios que plagan los continentes siguen sus propias metas destructivas; aunque su ejército fue derrotado, es difícil eliminarlos por completo. Los no-muertos son otro factor, pues aterrorizan a los ciudadanos y contaminan sus cementerios.

Los conflictos son algo común y las expectativas de vida son cortas para aquellos que luchan para crear un futuro mejor en este mundo devastado por las guerras pasadas.

Los conflictos en Warcraft provienen en gran medida de los odios raciales, incluso yendo más allá de los 30 años de guerra entre la Alianza y la Horda. Si bien la amenaza de los demonios, no muertos o monstruos se ocupan de los ataques de la vida cotidiana de los ciudadanos, el conflicto verdadero sobre Warcraft proviene de estas tensiones. De repente, todas las razas de Azeroth se ven obligadas a vivir juntas, y la paz y la armonía son las últimas opciones.

Línea de Tiempo

Aquí se presenta una descripción general de los principales eventos historia lejana y reciente de Azeroth. Esta información puede conocerla cualquier persona, dese un vagabundo que le gusta la historia y que lo escuchó por ahí, hasta un noble, ya que es solo una versión general de los hechos, faltando muchos acontecimientos que solo los podría saber un erudito o estudioso de la disciplina histórica, como los enanos de la liga de exploradores, archimagos, videntes, o humanoides que han estado presente en los acontecimientos, como los Kaldorei milenarios.

Esta descripción está sujeta a cambios, pues es la historia “oficial” enseñada por historiadores en base a investigaciones hechas en muchos casos muchos milenios después. Esto se debe tomar con especial atención sobre todo en lo que respecta a los tiempos primigenios acerca de las leyendas titánicas; Lo referente a esa época es poco mas que leyendas y conjeturas hechas en base a la arqueología, pero nada concreto a ciencia cierta.

El Amanecer de la historia

Esta era la edad de oro de los Eternos, tiempos cuando los dragones y los sirvientes de Elune vigilaban al joven mundo, y los Señores Elementales todavía se acostumbraban a su nueva realidad, lejos su plano de origen; si se da crédito a estas leyendas, los creadores del mundo aún acechaban en las sombras, terminando los detalles de su obra en Azeroth.

Aunque los titanes y Eternos han sabido sobre la existencia de los planos por más tiempo que la historia registrada, la primera vez que las criaturas mortales en Azeroth sospecharon que había algo más que el mundo a su alrededor, fue cuando los Kaldorei salieron de las selvas hacia las orillas del Pozo de la Eternidad y miraron profundamente en sus aguas. Allí sintieron un gran poder, y en un curso de eventos que cambiaría el mundo para siempre, se dedicaron al estudio de estas energías.

Ellos esperaban descubrir a la diosa de la luna Elune dentro de sus aguas, pero en lugar de eso sondearon la oscuridad y sintieron el frío toque de la Legión Ardiente que esperaba en otro plano: el Vacío Abisal.

En los últimos días de este período, la Legión Ardiente arrasaba la tierra y Cenarius junto con los Dragones Aspecto reunían sus ejércitos, que junto a fuerzas mortales enfrentaban a los demonios en muchas de las batallas más grandes que recuerde el mundo.

El último acto de los Eternos marcó el fin de esta era. El dragón verde Ysera unió el Árbol del Mundo a su plano de hogar: el Sueño Esmeralda, lo que les daría el don de la vida eterna a los Kaldorei, y ayudaría a la curación mágica del mundo devastado por la guerra. A cambio, los druidas élficos debían pasar siglos dormidos en el mundo físico, mientras enviaban sus espíritus a vagar por el Sueño para aprender de él y protegerlo.

  • Año 147,000:

Los poderosos Titanes llegan a Azeroth y crean dos razas para remodelar el mundo. Los enanos mantienen la tierra; los gigantes marinos patrullan las aguas.

  • Año 65,000:

Los Titanes colocan el Pozo de la Eternidad, la fuente de toda la magia en Azeroth, en el centro del único continente del mundo, Kalimdor.

  • Año 14,000:

El poderoso Pozo de la Eternidad filtra magia en la comunidad de Kaldorei que vive cerca, evolucionando lo suficiente como para crear la primera gran civilización. Cuando los Kaldorei investigan el Pozo, liberan más magia en el mundo.

  • Año 13,500:

Los Kaldorei comienzan a aprovechar el poder del Pozo y practican magia arcana. Construyen una civilización avanzada, creando artefactos poderosos e incluso remodelando la tierra. Algunos Kaldorei sienten que el abuso mágico es un problema significativo y dejan de practicar. Estos últimos siguen siendo Kaldorei, mientras que aquellos que se siguen deleitando en las artes arcanas se llaman o Altonatos, que significa “Bien-Nacidos” en su lengua.

  • Año 10,250:

Las advertencias de los Kaldorei eran ciertas: la corrupción llega a los Altonatos en forma de la Legión Ardiente, una sociedad de demonios consumidores de magia de otra dimensión. Sin embargo, estos no pueden entrar a Azeroth físicamente sin ayuda; entonces Sargeras, el señor de la Legión Ardiente, comienza a manipular sutilmente a los magos Altonato, prometiendo más poder si los Bien-Nacidos abren un portal hacia su mundo; caen en la tentación, y lo hacen, abriendo un portal en lo profundo del Pozo de la Eternidad, dando a Sargeras entrada gratuita a Azeroth.

  • Año 10,000:

La Legión Ardiente invade Azeroth, decidida a drenar el Pozo y destruir la civilización de los elfos nocturnos.

  • Año 9,999:

Malfurion, Illidan Stormrage y la sacerdotisa Tyrande Whisperwind, lideran la batalla contra los demonios, destruyendo el Pozo de la Eternidad original en el proceso. Desaparecido el portal, la Legión Ardiente es desterrada de Azeroth; pero la onda de choque mágica divide a Kalimdor en varios continentes, creando una peligrosa Vorágine en el centro del mar.

  • Año 9,998:

Illidan Stormrage, detesta perder la magia arcana del Pozo, crea un nuevo Pozo de la Eternidad usando agua del primer Pozo. Su hermano enfurecido encierra a Illidan en una prisión subterránea. Tres dragones, Alexstrasza, Ysera y Nozdormu, plantan Nordrassil, el Árbol del Mundo, sobre el nuevo Pozo, escondiéndolo

  • Año 9,900:

los Kaldorei sobrevivientes, ahora conocidos como elfos de la noche, abandonan el uso de la magia arcana. Se recluyen cerca del Monte Hyjal y el Árbol del Mundo, y comienzan a practicar una forma más segura de la magia de la naturaleza divina. En los años siguientes, exiliaron a Altonatos, adictos a la magia arcana, y envolvieron a Kalimdor en la niebla.

El mundo destrozado

Después de la Guerra de los Antiguos todo cambió: El mundo se partió, los imperios élficos cayeron, Azshara desapareció y los dragones se escondieron. Incluso los elementales se retiraron luego del cataclismo que destrozó y dividió la tierra; Pasarían miles de años antes de que los lanzadores de hechizos mortales descubrieran cómo convocarlos a través de los límites planos.

Los Eternos que sobrevivieron fueron en gran parte invisibles durante casi 10,000 años, salvo algunos como el sátiro Lord Xavius, Ragnaros, Alexstrasza o Nozdormu, quienes actuaron en ocasiones puntuales.

Los Eternos de esta época permanecieron reservados, la destrucción fue tal, que incluso a día de hoy aún desconfían, tanto de los mortales que los buscan, de aquellos a los que emplean.

  • Año 4,000:

Después de años de un estilo de vida nómada, los Bien-Nacidos, ahora llamados altos elfos, establecen su nuevo hogar en Lordaeron. Lo llaman Quel’Thalas, creando su propia fuente de energía mágica: la Fuente del Sol.

  • Año 2,800:

Las tribus humanas forman la primera nación humana, Arathor. Los altos elfos hacen una alianza con Arathor, enseñando a los humanos magia arcana.

  • Año 2,700:

Los magos humanos y elfos superiores forman una orden secreta llamada Guardianes de Tirisfal.

  • Año 2,500:

Los enanos Forjaz se despiertan en la ciudad subterránea de Uldaman, creada por los titanes. Sin darse cuenta de su herencia, llaman a su nueva civilización Khaz Modan.

  • Año 1,050:

Aegwynn, Guardián de Tirisfal, derrota a un pequeño grupo de demonios con la ayuda de dragones. Durante la batalla, el demonio Sargeras infecta su cuerpo y acecha en su interior. Sin darse cuenta de su corrupción, entierra el cuerpo físico de Sargeras bajo el Gran Mar.

  • Año 100:

El segundo al mando de Sargeras, Kil’jaeden, comienza a entrometerse con los orcos en el mundo de Draenor, corrompiendo al chamán Ner’zhul, y comenzando a transformar la sociedad orca pacífica, en una raza violenta y salvaje.

  • Año 46:

Los ojos de Ner’zhul se abren ante el daño causado a su raza y corta el contacto con Kil’jaeden. El demonio comienza a trabajar en el aprendiz más poderoso de Ner’zhul: Gul’dan. Gul’dan pronto crea el Consejo de la Sombra, diseñado para dar a los espíritus demoníacos el control sobre los cuerpos de los orcos y así crear un poderoso ejército.

  • Año 45:

Aegwynn decide tener un hijo y convertirlo en el nuevo Guardián de Tirisfal. Entre tanto, el espíritu de hibernación de Sargeras infecta silenciosamente a su hijo nonato.

  • Año 41:

Bajo la tutela de Gul’dan, los orcos aprenden magia arcana demoníaca, convirtiéndose en brujos y nigromantes.

  • Año 40:

Los clanes orcos se unen como la Horda, un grupo sanguinario y corrupto. El chamanismo está prohibido.

  • Año 30:

El hijo de Aegwynn, Medivh, cae en coma cuando cumple 14 años. El espíritu de Sargeras comienza a corromper al niño.

  • Año 19:

Después de conquistar todas las razas en Draenor y corromper la tierra con su magia oscura, la Horda cae en la anarquía y la guerra civil.

  • Año 5:

Medivh ahora es un hombre adulto y totalmente propiedad de Sargeras. El demonio envía visiones de Gul’dan, mostrándole imágenes de Azeroth maduro para la conquista. Medivh comienza a forjar el Portal Oscuro entre Draenor y Azeroth. Es pequeño, pero crece.

El Tiempo de los Portales

Videntes y eruditos sostienen que la llegada de la Horda a través del Portal Oscuro anunció el regreso de los poderes antiguos a los eventos mortales. En esta época los grandes dragones y los Señores Elementales se han involucrado en la guerra, y tanto Cenarius como Sargeras han regresado.

A medida que los enanos profundizan en los secretos perdidos de los titanes, algunos se han preguntado si los titanes realmente se fueron alguna vez.

A medida que los lanzadores de hechizos adquieren dominio sobre los hechizos que permiten el viaje entre planos, los aventureros de la era moderna pueden viajar a casi todos los escondites de los Eternos, desde el Sueño Esmeralda y el Plano Elemental hasta otros mundos como Terrallende.

Sin embargo todos están de acuerdo en que o bien algo ha sucedido, o peor, está por suceder: puesto que los Eternos parecen haberse recuperado de cualquier somnolencia que hayan sufrido durante sus milenios de retiro.

Los héroes que se aventuran en la era actual son cada vez más propensos a descubrir que involuntariamente se han visto atraídos, o chocan con los esquemas de un Eterno.

  • Año 0:

los exploradores orcos ingresan al Portal y comienzan a explorar en busca de un área de asentamiento. Construyen un pequeño puesto avanzado en las marismas deshabitadas conocidas como el Pantano Negro.

  • Año 1:

La Primera Guerra comienza cuando Gul’dan fuerza el Portal de Medivh lo suficiente como para que la Horda pueda pasar y comenzar su invasión. Las batallas iniciales demuestran que los orcos no están preparados para la fuerza de los humanos, y son derrotados repetidamente con pocos sobrevivientes. La magia de Guldan protege el campamento de los orcos de miradas indiscretas para que la Horda pueda reagruparse.

  • Año 2:

Gul’dan lleva a un nuevo Jefe de Guerra al poder: Blackhand el Destructor. Este cruel líder alienta a los orcos a reagruparse para un nuevo asalto. El brujo recibe otra visión, lo que lo tienta con la ubicación de la Tumba de Sargeras.

Durotan, jefe del clan Lobo Gélido, es emboscado por orcos rivales. Los asesinos dejan al hijo pequeño de Durotan a los elementos, pero una caravana humana bajo el mando de Aedelas Blackmoore descubre al niño y lo salva. Se crió como un esclavo bajo el nombre de Thrall.

  • Año 3:

Lord Anduin Lothar descubre la traición de Medivh. Por lo que decide enfrentarlo, matándolo en el proceso, y destruyendo también el espíritu de Sargeras. Sin embargo, el espíritu de Medivh escapa.

  • Año 4:

Blackhand es asesinado por Orgrim Doomhammer, quien toma el manto de Jefe de Guerra de la Horda. Él lleva a los orcos a saquear Ventormenta Keep.  Durante la batalla, los espías leales de Doomhammer capturan a uno de los asesinos de Gul’dan, Garona. Extraen información de ella sobre el Consejo de la Sombra. Los brujos de Gul’dan son asesinados, pero se le concede piedad. Los humanos reconocen la pérdida de Ventormenta Keep y huyen hacia el norte a Lordaeron. La primera guerra termina. Gul’dan levanta a los soldados caídos de Ventormenta y los nombra caballeros de la muerte.

  • Año 5:

Los humanos, los enanos y los altos elfos forman la Alianza, prometiendo derrotar a los orcos. Sir Uther Lightbringer funda una orden de guerreros sagrados conocidos como los Caballeros de la Mano de Plata. La Horda trae más fuerzas a través del Portal Oscuro para reponer su ejército.

  • Año 6:

La Segunda Guerra comienza cuando la Horda toma su nuevo ejército, con sus nuevos aliados, los trolls de la jungla, hacia el norte. Empujan a Lordaeron, destruyendo gran parte de Quel’Thalas. La Alianza se reúne y empuja a la Horda de regreso a la Fortaleza de Ventormenta. Gul’dan, mientras intenta ayudar a la Horda, todavía está obsesionado con sus propias ambiciones. Continúa su búsqueda de la tumba de Sargeras, entrando en un pacto con demonios leales al Titán caído. Él levanta la tumba de un enjambre de demonios atrapados dentro que lo matan. También hacen un daño considerable a las fuerzas de la Horda, debilitándolos. La Alianza empuja a la Horda desorganizada hasta el Portal Oscuro. El amado Lord Anduin Lothar cae durante la batalla final, sin embargo el Portal Oscuro fue destrozado, ganándose la batalla por parte de la Alianza. Muchos de los orcos que permanecen en Azeroth están encarcelados en campos de prisioneros por la Alianza. La Segunda Guerra termina.

  • Año 7:

Kil’jaeden captura a Ner’zhul y lo transforma en el Rey Exánime, encerrándolo en el hielo de Rasganorte.

  • Año 10:

Ner’zhul, todavía poderoso, corrompe al archimago Kel’Thuzad y lo dirige a comenzar a propagar una plaga de no-muerte a través de Lordaeron. El mago forma el Culto de los Malditos para ayudarlo.

  • Año 16:

Thrall escapa de Blackmoore y busca otros orcos para enseñarle su herencia. Se entera del clan Grito de Guerra, el único clan orco libre que queda, y de su líder feroz, Grom Grito Infernal.

  • Año 23:

Después de unirse a Orgrim Doomhammer y Hellscream, Thrall libera a los orcos cautivos y reforma la Horda.

  • Año 24:

Doomhammer es asesinado en la batalla y Thrall se convierte en jefe de Guerra de la Horda. Reintroduce a su pueblo en la cultura chamánica abandonada de sus antepasados.

  • Año 25:

El Culto de los Malditos infecta a Lordaeron con la peste del Rey Exánime. Los Caballeros de la Mano de Plata intentan curar la enfermedad, pero fracasan. El Príncipe Arthas de Lordaeron rastrea la fuente de la plaga hasta el Rey Exánime en Rasganorte. Pierde su alma por la espada maldita Frostmourne, convirtiéndose en el sirviente del Rey Exánime como un caballero de la muerte. Arthas regresa a Lordaeron, asesina al Rey Terenas y se hace cargo del Azote. Comienza la Tercera Guerra. Kel’Thuzad, ahora un lich mismo, convoca a la Legión Ardiente. Archimonde y su hueste de demonios llegan a Dalaran. Huyendo de los demonios y los muertos vivientes, las fuerzas de la Alianza y la Horda viajan hacia el oeste al continente olvidado de Kalimdor. El espíritu de Medivh ha alcanzado su forma y busca ayudar a las fuerzas de la Alianza y la Horda contra la Legión Ardiente. Él insta a sus líderes, Jaina Orgullosa y Thrall, a unirse, pero se resisten. La Horda involuntariamente ofende a los elfos de la noche al juntar madera, y las siguientes batallas empujan a Grom Hellscream a beber sangre de demonio para obtener mayor poder. Cenarius, un antiguo, es asesinado en la batalla posterior; y los elfos de la noche despiertan a los druidas dormidos, incluido Malfurion Stormrage. La Legión Ardiente llega a Kalimdor, buscando el Árbol del Mundo y el Pozo de la Eternidad. Desesperada por ayuda, Tyrande Whisperwind libera a Illidan de su prisión. Illidan mata al demonio responsable de corromper Hellscream y sus orcos, pero en el proceso se transforma en un demonio. Malfurion lo desterra. La ahora desesperada Alianza, Horda y las fuerzas de los elfos de la noche se unen contra la Legión Ardiente. Su posición final en el Árbol del Mundo falla, pero los elfos de la noche imbuyen al Árbol con su inmortalidad y todo su poder. El puro exceso de poder sale corriendo del árbol y destruye a Archimonde y sus fuerzas. La Tercera Guerra termina. Los elfos de la noche se unen a la Alianza, reconociendo la necesidad de aliados ahora que están sin su antiguo poder. Thrall y la Horda encontraron una patria en el desierto de Kalimdor, nombrándola Durotar. Jaina conduce a la Alianza a una isla frente a la costa de Kalimdor, fundando el nuevo hogar de la Alianza, llamado Theramore. Illidan, ahora obsesionado con encontrar artefactos como el que lo transformó, despierta la raza anfibia de naga. Viaja a la Tumba de Sargeras y encuentra el Ojo de Sargeras.

  • Año 26:

Illidan abre un portal desde Lordaeron a Terrallende y huye allí con sus aliados.

  • Año 28:

Arthas y su Azote viajan a Rasganorte para investigar el trono del Rey Exánime. Las fuerzas de Illidan regresan de Terrallende y acechan a los muertos vivientes de Arthas. Las fuerzas de Arthas ganan la batalla que sigue; toma la corona del Rey Exánime, infunde su cuerpo con el espíritu de Ner’zhul y se convierte en el verdadero señor de la Plaga. Las fuerzas humanas comienzan a asaltar las pequeñas aldeas de Durotar. Thrall envía exploradores para investigar la situación.

  • Año 29:

El almirante Proudmoore, el padre de Jaina, llega a Theramore con el resto de la armada de Kul Tiras. Aterriza en Kalimdor y se enfrenta a la Horda en una serie de batallas. La Horda empuja la batalla de regreso a Theramore, matando al Almirante Proudmoore, pero dejando a Jaina y a aquellos leales a ella vivos.

  • Año 30:

Tiempo presente.

30: Actualidad.

Azeroth ha perdido mucho. Una época oscura se cierne sobre el mundo y donde quiera que se mire se ciernen amenazas gigantescas y peligros inminentes, dando la sensación de que no hay lugar hacia el que escapar.

Los grandes imperios humanos antaño gloriosos y que abarcaban todo un continente, ahora se resumen a ciudades aisladas envueltas en una guerra civil, ruinas, nidos de ratas corruptas, o entrañas de no-muertos.

Por si fuera poco, las luchas internas y las contradicciones de las diferentes sociedades afloran con más fuerza en tiempos de crisis como estos, haciendo que nadie se preocupe ni esté preparado para afrontar las amenazas que se ciernen sobre el mundo. Por lo demás, como si de un mal presagio se tratase, las ciudades más desarrolladas en el ámbito tecnológico y mágico se han hecho añicos.

Dalaran, Gnomeregan, Kezan y Quel´thalas sufrieron los embates de la guerra y los desastres naturales. Sus capitales antaño gloriosas y vanguardia del avance del mundo yacen ahora en ruinas junto con muchos de los mayores conocimientos del mundo, que lastimosamente se han perdido para siempre.

En el pasado quedaron los tiempos de una humanidad que se podía permitir pequeños lujos, con escobas mágicas barriendo pisos por sí solas en las tabernas, de enanos que iban a la ciudad tecnológica de Gnomeregan para encontrar sanación a enfermedades que se pensaban incurables, y de altos elfos que podían consumir magia del Pozo de la Eternidad hasta atiborrarse.

Kalimdor

En las tierras occidentales de Kalimdor, la Alianza y la Horda estaban listas para establecerse en sus nuevas tierras, respetar su tregua y lamer sus heridas.

Sin embargo y a pesar de que la y líder de Theramore, Jaina Proudmoore, respetase y deseara mantener la tregua con el orco que luchó a su lado en la Tercera Guerra -el jefe de Guerra Thrall-, se comenzaron a producir de forma inesperada ataques hacia el nuevo país de los orcos, Durotar. Una parte de las fuerzas de la Alianza, lideradas por el Almirante Daelin Proudmoore estaban decididas a derrotar a los orcos de una vez por todas.

Contra los deseos de los oficiales de Theramore y su líder Jaina Proudmoore, el almirante tomó el control de la isla de su hija. Sin embargo, Thrall decidió creer en la palabra original de la muchacha, y cuando los orcos contraatacaron, la salvó a ella y a sus seguidores, matando a su padre y sus fuerzas; y destruyendo buena parte de la ciudad en el proceso.

Sin embargo, un remanente de la flota de Daelin se ha establecido en las islas del eco, cerniéndose como una amenaza para la Horda. De igual forma, los elfos de la noche han comenzado a tomar represalias por la tala de los bosques y la destrucción de ruinas elficas en Vallefresno como en Atszhara. Considerados como barbaros por los Kaldorei, la lucha contra los orcos no tardará en comenzar.

De igual manera los clanes tauren se encuentran divididos. Principalmente nomadas, el clan liderado por Cairne tiene un asentamiento en las planicies de Mulgore, desde donde mantienen una guerra civil contra sus hermanos del clan Totem Siniestro.

Reinos del Este

En las tierras orientales de Lordaeron, Khaz Modan y Ventormenta, la esperanza chisporrotea y amenaza con morir. Mientras los muertos vivientes arrasan las tierras del norte, y demonios y trolls convergen en el sur, los orcos Rocanegra y el clan enano de los Hierronegro muestran una inusitada actividad en el centro del continente.

Los antiguos reinos de Lordaeron son por lejos las tierras más caóticas. Es una zona asolada por la guerra donde el orden y seguridad de antaño dieron paso al caos y muerte. Piratas, bandoleros, no-muertos, desertores y desdichados asolan estas tierras sin rey.

Sin embargo, todavía queda un número considerable de luchadores obstinados en él reino, decididos a mantener sus hogares independientemente de la amenaza. Los rescoldos humanos más organizados del reino se han volcado a una fe fanática hacia la luz y el racismo, que roza limites peligrosos para cualquiera; Mientras, los no-muertos se ven enzarzados en una guerra civil que los divide y enfrenta.

La ventaja en la zona la tiene la imponente fuerza de la plaga de Arthas, que inesperadamente parece haberse calmado en su afán expansivo, pero sin que por eso deje de representar un peligro real para cualquiera que pise las llamadas ahora “Tierras De la peste”, en honor a la enfermedad que dejó en ruinas a todo Lordaeron.

Por otro lado, Ventormenta se alza como un bastión humano en el sur de los reinos del este. Imponente y hermosa ciudad reconstruida después de su destrucción en la Primera Guerra, se luce como una verdadera metrópolis en plena época de decadencia humana; sin embargo, esa opulencia y aparente tranquilidad fueron producto de la traición y exclusión por parte de los nobles de Ventormenta hacia la hermandad de albañiles, expulsados de la ciudad y forzados a convertirse en forajidos y asaltantes que buscan una venganza contra el reino; Su frágil paz está a punto de terminar, dada la corrupción de una elite noble indolente, corrupta, y manipulada por poderes oscuros que niegan a dejarse mostrar

Los clanes enanos, antaño unidos y grandes, ahora yacen divididos y enfrentados. Los Martillo salvaje enfrentan la destrucción de su hogar y la toma de su ciudad por parte de los orcos Faucedraco. Mientras que los Hierronegro se esconden bajo la montaña Rocanegra, sin que nadie sepa cuáles son sus intenciones; Los únicos que se encuentran en una posición relativamente ventajosa son los Barbabronze, que se encuentran atrincherados en su ciudad-fuerte.

No es de extrañar que tanto la Alianza como la Horda volaran hacia el oeste cuando se perdió la esperanza.